miércoles, 17 de octubre de 2018

RESEÑA APROXIMACIÓN A LA HERIDA DE JESÚS ARTACHO



APROXIMACIÓN A LA HERIDA





"¿Aproximarse
a la herida? ¿Rozarla apenas?
Meter el dedo
más bien. Escarbar,
punzarla, rasparla
con papel de lija.
Ensancharla
como la mirada.

A este extremo
hemos llegado hoy
acaso hastiados ante la enormidad
aplastante de lo no nacido,
gritando
-de nuevo-
sin pronunciar palabra.


When I was seventeen
it was not a very good year,
debió cantar Sinatra
(…el mar sangraba)."



De Jesús Artacho ya había leído los relatos en El rayo que no cesa, pero me he enganchado a su poesía. Este librito –el diminutivo es por lo breve, no por lo intenso-, publicado por la editorial Baile del Sol, es algo que debe caer en vuestras manos. Cuando leáis estos versos, algunos de ellos premiados en el Málaga Crea 2014, sentiréis que ya no estáis tan solos en el mundo. 



Es un libro que te rompe, y es que los diferentes temas que se tratan tienen un punto común de tristeza y soledad. Cada poema es la percatación de que todos estamos solos aunque, parafraseando a Idea Vilariño, a veces estamos más solos. Ya no queda juventud a la que aferrarse. 

Es entonces cuando el yo lírico entra en crisis, pero una crisis esclarecedora, una de la que se sale resuelto. Parece paradójico, pero a través de la ironía somos conscientes de aquello que falta y de aquello que necesitamos: que el trabajo signifique y dignifique, que nuestros deseos sean satisfechos, que la soledad no apriete, que el horizonte se abra. Únicamente si aceptamos toda la pérdida, estamos preparados para reponernos. 

Lo que más me gusta del poemario es que se puede leer de dos maneras, o así lo interpreto yo. Tiene poemas escritos desde la primera persona, de los que os acabo de hablar unas líneas hacia arriba; y, en cambio, hay otros que parecen escenas, cuadros. Estos últimos son especiales: en ellos se observa al protagonista desde fuera, como si fuéramos un testigo de lo que se derrumba por dentro. 

En resumen, Aproximación a la herida ofrece, desde un punto de vista desencantado, el análisis de una sociedad cambiante y que nos aliena. Todo esto, cargado de una ternura abismal. Qué preciosidad encontrar autores así. 

No hay comentarios:

Reseña: Bodas de sangre de Federico García Lorca

BODAS DE SANGRE  ¡Qué vidrios se me clavan en la lengua!  Porque yo quise olvidar  y puse un muro de piedra  ent...